Select Page

El salmón, un delicioso pescado conocido por ser una buena fuente de proteínas y ácidos grasos, tiene beneficios para nuestra salud que van mucho más allá de la nutrición. El salmón contiene ácidos grasos esenciales para nuestro organismo, llamados esenciales, pues nuestro cuerpo no puede sintetizarlos o producirlos, es decir, necesitamos obtenerlos a través de la alimentación. Este pescado contiene también algunas vitaminas, como la D, A y algunas del complejo B, además de minerales como el selenio, zinc, fósforo, calcio y hierro.

Algunos beneficios del salmón

Músculos, tejidos, enzimas y hormonas: las proteínas, o sus pequeñas divisiones, los aminoácidos, son componentes esenciales de nuestras células, tejidos, enzimas, hormonas y todas las partes del cuerpo. Las proteínas del salmón (y de la mayoría de los peces) son fácilmente digeridas y absorbidas por nuestro cuerpo. El salmón sigue siendo una buena fuente de grasa (y omega-3) que desempeña un papel muy importante en el mantenimiento de la salud. El salmón es rico en minerales esenciales como el hierro, el calcio, el selenio y el fósforo, y las vitaminas como A, B y D.

Salud cardiovascular: Mientras los ácidos grasos omega-3 ayudan a reducir los niveles de colesterol, mantener la flexibilidad de las arterias y venas y mantener la fuerza del músculo cardíaco, los aminoácidos esenciales (proteínas), contenidos en el salmón, reparan los daños que puedan existir en el tejido cardiovascular. Los omega-3 ayudan a disminuir la presión arterial, y cómo reducen los niveles de colesterol y mantienen la flexibilidad de las arterias y las venas, disminuyen el riesgo de ataque al corazón.

Metabolismo: los ácidos grasos, la vitamina D y el selenio, ayudan a aumentar la sensibilidad de la insulina en nuestro cuerpo, y eso facilita la absorción de azúcar, consecuentemente disminuyendo los niveles de éste en la sangre.

Ojos: los ácidos grasos omega-3 y los aminoácidos ayudan a prevenir la degeneración macular, el resecamiento, la pérdida de la visión y la fatiga ocular. Está comprobado que las personas que consumen peces grasos (como el salmón) de manera regular tienen una visión mejor por más tiempo que aquellas que no los consumen.

Cerebros y nervios: los ácidos grasos omega-3 aumentan la eficiencia del cerebro, mejoran la memoria y ayudan a mantener nuestra mente concentrada durante varias horas de trabajo. Con estos aminoácidos, las vitaminas A, D y el selenio, estos ácidos grasos protegen nuestro sistema nervioso de la degeneración normal ocasionada por la edad, además de actuar como ligero antidepresivo, relajar el cerebro e incluso se recomiendan para el tratamiento de las Enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

Otros beneficios: El omega-3 reduce la inflamación de las arterias y del sistema digestivo, reduce el riesgo de cáncer de colon, próstata, riñón, entre otros. Ayuda a mejorar la textura de la piel y el brillo de los ojos, el cabello y las uñas. Además, ayuda en el crecimiento de buenas bacterias en el colon.

Fonte: http://www.salmondechile.com/pt/saludable-y-nutritivo/las-propiedades-nutritivas-un-banquete-de-salud/